Fisioterapia y Cuidados básicos para Músicos (V)

EJERCICIOS PARA MÚSICOS

 fleck3

Mediante el ejercicio disminuimos el riesgo de lesiones, ya que adiestramos a nuestro cuerpo y aprendemos a utilizarlo mejor. Oxigenan, preparan y mantienen bien engrasado el cuerpo para desarrollar el gesto musical con garantías.

 

RECOMENDACIONES PARA LOS EJERCICIOS.

  • Realizar ejercicios de calentamiento (sin instrumento) para preparar el cuerpo para la actividad musical.
  • Iniciar la actividad con el instrumento por medio de escalas y ejercicios suaves para encontrar el equilibrio corporal. Incluir respiración.
  • Planificar el descanso. 10 min cada 50 de trabajo. En ellos se pueden realizar estiramientos o simplemente cambios de postura. Deseable 1 dia de descanso semanal mínimo.
  • Planificar el estudio. Repartir las horas a lo largo del día para mayor rendimiento en la medida de lo posible.
  • Evitar encallarse en un fragmento musical. Provoca fatiga, sobrecarga neuromuscular y frustración. Hay maneras de superar esos obstáculos (visualización, repetición superlenta, subdividir pasajes..)
  • Incrementar progresivamente las horas de estudio, no de forma brusca. Al igual que cualquier cambio en las características de la practica: nuevo repertorio, instrumento, asiento o técnica.
  • Estiramientos finales tras la actividad musical. Deberían implicar las zonas solicitadas.

Fuente: Esther Sardá

 

RESPIRACIÓN

jc-double-horn_hi-res

Utilizar de forma eficaz nuestro sistema respiratorio es salgo necesario para cualquier persona. El oxigeno que se respira forma parte de la nutrición celular, y un buen aporte de este beneficia a todos los tejidos del organismo, a la buena mecánica de la caja torácica y con ella el mejor control postural. Los músicos necesitamos un aporte de calidad tanto para el gesto musical como para la correcta proyección de sonido si somos cantantes o tocamos instrumentos de viento. Además, una buena mecánica respiratoria es primordial para el sistema nervioso, con efectos sobre la concentración, el enfoque y la confianza del músico.

 

Hay multitud de sistemas de trabajo sobre la respiración. Hay enfoques orientales como el yoga o el chi-kung o occidentales como los ejercicios de antigimnasia o anatomía para el movimiento de Calais-Germain.

Podemos empezar a trabajar boca arriba con las rodillas flexionadas. Después, una vez controlado se trabaja sentado, de pie, con el instrumento e incluso caminando. Es importante interiorizar la sensación.

 

  1. Respiración abdominal.

Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Sin tensión en muslos ni rodillas. Tomar aire por la nariz y llevarlo al abdomen. Procurar que el abdomen (ombligo) se eleve ligeramente al inspirar y caiga al espirar.

  1. De la misma forma, colocamos las manos en las costillas y observamos el movimiento cuando la respiración es libre.

 

LIBERAR EL RITMO RESPIRATORIO

Tumbado boca arriba con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Sin tensión en muslos ni rodillas. Manos encima de las costillas encima de la cintura y sentimos el movimiento, la dirección de la respiración. Después, se toma con la mano la piel bajo el reborde de las costilla y estire el pliegue hacia el techo. Al respirar, imagina que el aire va directamente al interior de ese pliegue y al exhalar mantenemos la piel levantada. Repetir varias veces suavemente intentando que la espiración sea mas larga que la inspiración. Soltar y notar la diferencia.

 

CALENTAMIENTO

El calentamiento es primordial sobre todo en actividades que requieren un control muscular fino y un trabajo repetitivo. Gracias a el aumentamos la temperatura muscular, el riego sanguíneo y preparamos a los tejidos y articulaciones para los esfuerzos y tensiones que precisaremos en el gesto musical. Para algunos instrumentistas será más general (percusionistas, conductores, cantantes ) y en otros será más particular. Deberán ser suaves, no fatigosos.

maxresdefault

Calentamiento de manos y muñecas.

-Frotar palmas de las manos.

-Entrelazar dedos y rotar las palmas para calentar nudillos.

-Abrir y cerrar manos con los brazos estirados a 90º y a 180º.

-Separar y juntar dedos para trabajar músculos interóseos.

-Traccionar suavemente cada dedo desde la ultima falange. Si chasquea, mantener la tensión unos segundos.

-Rotaciones de muñeca con el puño cerrado.

 

Codos y hombros.

-Flexo-extensión de codo con supinación al subir (palma arriba) y pronación al bajar (palma abajo).

-Rotaciones de hombros hacia delante y atrás, a la vez y alternativamente.

-Rotaciones de hombros con los brazos estirados hacia abajo y los puños cerrados. También con los codos doblados.

 

Cabeza, cuello y cara.

-Doble mentón, auto-tracción de la cabeza hacia arriba desde la coronilla, suavemente.

-Dibujar círculos con la nariz en los dos sentidos.

-Oreja al hombro suavemente.

-Cara. Expresiones. Movimientos de mandíbula.

 

Pelvis y columna dorso-lumbar.

-Sentado en silla con pies apoyados mover la pelvis hacia delante y atrás, arqueando zona lumbar.

-Girar el tronco suavemente a derecha e izquierda con los brazos cruzados en el pecho.

 

Extremidades inferiores.

-Rotaciones de tobillo con y sin talón apoyado en suelo.

 

ESTIRAMIENTOS

Los estiramientos son esenciales para mantener afinada la musculatura, que se encuentre con capacidad para estirarse y contraerse a la demanda del gesto musical, para mantener nuestra postura y calidad de movimiento en buenas condiciones y para mejorar el esquema corporal, haciéndonos “sentir” los movimientos. Proporcionan un descanso tanto físico como emocional.

Hay estiramientos pasivos y activos, dependiendo de si solicitas una contracción muscular para mantener el estiramiento o no. Los hay específicos o más generales. Se deben utilizar en los periodos de descanso y después de tocar el instrumento, justo de la misma forma que los deportistas. No deben ser dolorosos, deben mantenerse unos 10-15 segundos y ser suaves y sin rebote.

9bc6131b15997dab8fc6c68894aade3d

Manos y muñeca.

-Extensión / flexión de dedos con los brazos estirados.

-Cerrar puño con la ayuda de la otra mano.

-Mano estirada y apoyada en pared para musculatura intrínseca de manos.

Codo.

-Sentado, apoyamos las palmas giradas hacia dentro en el hueco de la silla.

Hombros.

-Tomar el codo con el otro brazo y llevarlo hasta su hombro.

-Apoyar todo la parte interna del brazo en la pared y girar la cabeza hacia fuera.

-Cruzar los brazos detrás del cuerpo, traccionar y elevarlos.

Cara.

-Para vientos y cantantes. Abrir la boca al máximo y sacar la lengua todo lo posible.

Columna.

-Rotación de cuello con el brazo contrario detrás de la cintura.

-Auto-tracción con un brazo levantado con la palma hacia arriba y el otro descendido con la palma hacia abajo. Estiramiento activo.

-Gato, en cuadrupedia.

-Gato sentado sobre isquiones con torsión de tronco a ambos lados.

-Sentado, cruzar una pierna e intentar acercar la cabeza a la rodilla cruzada.

-Andar con los brazos estirados en auto-tracción por encima de la cabeza. Útil en descansos.

 

COORDINACIÓN

d511b56441ef7694fd347b4b0d322ff2-1

Los ejercicios de coordinación ayudan al músico a conseguir velocidad y agilidad, ya que implican al sistema nervioso en colaboración con el sistema musculo esquelético. Así, podemos conseguir más independencia muscular y más habilidad para interpretar pasajes complejos. De todas formas, aunque la repetición es importante para lograr un aprendizaje tal como dice Ken Robinson, el Sistema Nervioso solo aprende cuando se le asocia una emoción; o lo que es lo mismo, cuando logramos conectar con el sistema límbico. Esta es la parte del cerebro que relaciona la memoria, la atención y las emociones además de muchas otras cosas (instintos sexuales, placer, miedo..).

No entraremos en el complejo mundo del aprendizaje, pero vamos a dar unas pautas para que el trabajo de coordinación pueda mejorar el rendimiento.

Los ejercicios se pueden complementar a los propios del instrumento y se pueden realizar en cualquier momento. Deberían utilizarse fuera de las horas de estudio musical, empezando a ritmo suave y aumentando la velocidad paulatinamente.

 

Manos.

-Con las palmas apoyadas en la mesa, separar y juntar los 10 dedos de unos en uno.

-En la misma posición, cerrar la mano dedo a dedo.

-En la misma posición levantar dedo a dedo de la mesa de forma correlativa. Después de dos en dos saltando el central.

-Lo mismo con la palma hacia arriba.

-Probar variantes y diferentes combinaciones para elevar dedos en ambas posturas.

Atención a la contracción de segmentos musculares indeseados (elevar hombros, apretar mandíbulas..).

Hay que incidir en la importancia de la toma de conciencia de los movimientos. El intercambio de información entre el cerebro, los sentidos y el sistema motores es el que permite que poco a poco se detecten los esfuerzos innecesarios o las posturas contraproducentes y vayamos consiguiendo poco a poco el movimiento optimo. Como ejemplo, veamos un ejercicio que incide sobre todo el cuerpo a partir de pequeños movimientos de la mano.

 

 

Toma de conciencia de manos y extremidad superior.

 

  • Haz este ejercicio para liberar la tensión de los dedos. Para esta lección necesitarás una pelota de tenis o una pelota de tamaño similar. Si no tienes, puedes utilizar un calcetín enrollado. Las personas con artrosis saben que la inactividad contribuye al aumento de la rigidez y el dolor. Esto sucede porque el líquido sinovial, que lubrica las articulaciones, sólo se produce cuando nos movemos. Los suaves movimientos agradables de esta lección estimularán la producción de líquido sinovial en las articulaciones de los dedos y aliviará la tensión y malestar al usar las manos.  Vas a descubrir a través de esta lección que se necesita una cantidad mínima de esfuerzo para hacer un cambio sustancial en el nivel de comodidad.
  • Comenzando con pequeños movimientos fáciles que son placenteras y sin dolor, puedes ir aumentando la facilidad del movimiento de manera significativa en un corto período de tiempo.
  1. Siéntate cerca de la parte delantera de la silla con los pies apoyados en el suelo a una distancia cómoda separadas y las manos apoyadas en los muslos.
  2. Abre y cierra las manos un par de veces y observa la mano que tienes más restringido el movimiento. Esta es la mano que vas a trabajar primero.
  3. Pon la pelota de tenis en el muslo y cúbrela con la mano, permite que esté completamente pasiva, el centro de la palma descansa en la parte superior de la bola.
  4. Inicia el movimiento desde tu hombro para mover el brazo y rueda la pelota lentamente hacia los dedos. Cuando sientas que la pelota toca la parte posterior de los dedos, llévala de nuevo al centro. Repite el movimiento de una manera pausada un par de veces.
  5. ¿Te acuerdas de respirar? Contener la respiración crea tensión en el cuerpo y el movimiento se vuelve más difícil. Deja que tu respiración sea fácil y sin prisas a medida que continúas moviendo la pelota.
  6. Ahora rueda en la otra dirección, hacia la base de la mano y de nuevo al centro de la palma de la mano un par de veces.
  7. Descansa antes de continuar con la lección.
  8. Comenzando con la pelota en el centro de la palma, hazla girar lentamente hacia el pulgar, cuando la pelota toque la parte posterior del pulgar ruédala de nuevo al centro de la palma. A continuación, gira lentamente hacia el dedo índice y de vuelta al centro de la palma. Continúa de la misma manera hasta que hayas hecho esto con cada dedo.
  9. Tómate un breve descanso.
  10. Ahora lentamente rueda la pelota en un círculo en sentido de las agujas reloj tres o cuatro veces en la palma de la mano y luego repite el movimiento en la otra dirección. Recuerda que debes dejar la mano completamente pasiva y mover el brazo desde el hombro.
  11. Levanta la mano de la pelota y abre y cierre la mano notando cómo  sientes los dedos ahora.
  1. Repite la lección, haciendo la secuencia. con la otra mano.
  2. Disfruta de la nueva sensación en tus dedos!
  • Fuente Feldenkrais Barcelona.net

Como dice Feldenkrais: basta con visualizar cualquier acción para que se activen los patrones neuronales idénticos a los que se formarían al realizar el movimiento real, de ahí los importantes avances en el campo de la reeducación a través de la visualización.

 

  LIBERAR LA EXPRESION ARTISTICA

view-of-the-back-cover-of-the-record-album-two-virgins-by-british-picture-id53324619

Como dijimos en la introducción, el aspecto mental y el espiritual son también importantes para una ejecución musical óptima. A menudo, factores como el miedo, la frustración o la falta de paciencia se engranan en nuestra postura y afectan a nuestros movimientos, perjudicando así el gesto musical.

Desde la fisioterapia es posible trabajar sobre esos factores utilizando el cuerpo como vía de entrada. Existen ejercicios de Bioenergética, técnicas de liberación somato-emocional, o la propia acupuntura que son efectivas soltando restricciones del complejo mente-cuerpo, abriendo bloqueos energéticos, aliviando el miedo escénico o permitiendo una respiración plena y eficiente entre otras muchas cosas.

La meditación y las prácticas de conciencia corporal como Anti-gimnasia, Alexander, Feldenkrais son muy positivas y cuentan con mucha aceptación en el campo de las artes escénicas. Es importante contar con un profesor cualificado en esas técnicas que guie el aprendizaje.

En mi experiencia, el colectivo de intérpretes de música suele reaccionar bastante bien a este tipo de tratamientos por su naturaleza sensible y receptiva, y las mejoras en el desempeño suelen ser muy positivas.

Kenny Werner en su estupendo libro Effortless Mastery habla sobre el miedo y el ego en el ámbito de la interpretación, de la composición e incluso de la práctica y cómo nos lleva a auto-sabotearnos con preconcepciones sobre lo que tiene que sonar bien y lo que se supone que debemos tocar para ser aceptados como artistas. El propone una serie de meditaciones con afirmaciones para reprogramar nuestro sistema de creencias y unos ejercicios para librarnos de todos esos juicios y permitir que la expresión sea libre y lo mas cercana posible a nuestra intención.

Por otro lado, respondernos a las preguntas de “por qué tocamos”; “qué es lo que sentimos al tocar” o “cual es el mensaje que necesitamos transmitir” a menudo aclaran y afinan nuestras motivaciones: la música ante todo debe ser algo divertido de hacer, exento de presión, sea a nivel profesional o amateur. Es expresión y comunicación. Como dice Werner: “there are no wrong notes” .

 

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN- MEDITACIÓN

Ravi Shankar And George Harrison 1967

El pranayama es un ejercicio de control de la respiración que se utiliza en técnicas de yoga y meditación. Tiene beneficios a distintos niveles, entre ellos ayuda a la concentración y la relajación.

Consiste en realizar respiraciones rítmicas: Pranayama se hace contando 4-16-8. Respiras contando cuatro, mantienes la respiración hasta dieciséis y expulsas el aire contando ocho.

No importa lo rápido o lento que cuentes, simplemente mantén la misma velocidad en las tres partes. Respira algo más profundo de lo normal pero no te hagas daño.

La exhalación es la parte más importante del pranayama, por lo que debes asegurarte de que sueltas todo el aire cuando cuentes ocho por última vez.

Cuando inhales, tu estómago y abdomen tienen que distenderse para que llenes tus pulmones todo lo que puedas hasta el fondo. Después, cuando tengas que mantener la respiración, sube y baja el abdomen inferior y el estómago. Eso hace que se suba la respiración llenando los pulmones. Entonces, cuando exhales, continúa tirando del estómago.

Debes repetir esta respiración durante un ciclo de tres a seis veces. No es aconsejable realizar un ciclo de pranayama más de una vez a la hora.

Si te resulta complicado el ritmo 4-16-8 puedes cortar el ratio a 2-8-4. De igual forma, puede ampliarse a 8-32-16.

 

 BIBLIOGRAFIA:

El cuerpo tiene sus razones; Therese Berherat. Edit. Paidos.

En forma: ejercicios para músicos; Esther Sardá. Edit. Paidos.

Cómo vivir sin dolor si eres músico; Ana Velázquez. Edit Ma non Tropo.

Interpretacion musical y postura corporal. Susanne Klein-Vogelbach. Edit. Akal

Effortless Mastery; Kenny Werner. Edit. Jamey Aebersold Jazz.

Cómo aprender la técnica Alexander; Barbara Conable. Edit. Obelisco.

Movimiento consciente; Anat Baniel. Edit. Urano.

Ejercicios de relajación. Mark Reese. Edit. Paidos.

El cuerpo del músico: Jaume Rosset i Llobet. Edit. Guildhall School of music & Drama.

Free Play: Improvisation in life and art. Stephen Nachmanovitch. Edit. Tarcher Penguin.

 

Fisioterapia y Cuidados básicos para músicos (IV)

TRATAMIENTOS

Miles_Davis_Julian_Alexander

En esta entrada vamos a hacer un repaso a las diferentes modalidades de actuación que tenemos a nuestra disposición. En fisioterapia, contamos con recursos para corregir los desequilibrios posturales y sus consiguientes lesiones. Existen muchas técnicas corporales para trabajar, estas son un ejemplo de las más usadas.

Utilizamos la Técnica de Liberación Miofascial para hacer cambios en el tejido conjuntivo antes mencionado, soltando las tensiones y recentrando las posiciones de los tejidos en el marco de las cadenas de movimiento. De esta forma restablecemos la función actuando sobre la estructura. Consiste en masajes y manipulaciones muy suaves de estiramiento, tracción y compresión.

La acupuntura es una terapia de elección cuando vemos que la función o la estructura ha perdido capacidad de movimiento óptimo debido a alteraciones energéticas. También es útil combatiendo el dolor agudo y en otras situaciones como stress, ansiedad, miedo escénico etc (la parte mental y espiritual de la que hablábamos antes).

El kinesiotaping se usa cuando queremos modificar la tensión de un segmento corporal que está sobrecargado o para mantener los efectos de una sesión de tratamiento. Es una forma de tratamiento muy suave y no invasiva y tiene mucha aceptación por el paciente.

   Reeducación postural. Técnicas como la RPG, GDS o el Método Mezières son sistemas de trabajo que plantean el estiramiento de cadenas musculares completas para mejorar la postura y evitar lesiones. Se usan  posturas estáticas mantenidas en el tiempo mientras el terapeuta realiza los ajustes necesarios directamente sobre el cuerpo del paciente.

GOULD_05

Glen Gould en su famosa silla, en una postura muy mejorable.

 

TRATAMIENTO FUNCIONAL

Aparte de una buena postura,  como “atletas del arte”, los músicos necesitan una condición física adecuada para la realización de la actividad musical. Son muchos los casos en los que se exige a los músicos un rendimiento muy intenso, tanto en ensayos como en giras, actuaciones, horarios etc. La condición física necesaria requiere fuerza, resistencia, flexibilidad y velocidad. Yo añadiría otras más complejas como la coordinación, el equilibrio y la capacidad de contracción/relajación.

Además tenemos que contar con las características físicas heredadas morfológicas y psíquicas.

CONDICIÓN FÍSICA

Siempre nuestro objetivo es rentabilizar al máximo nuestras habilidades con el menor desgaste, favoreciendo así un buen rendimiento y una buena capacidad expresiva. Para eso es necesario trabajar sobre la condición física en cada uno de sus elementos.

Se puede trabajar a nivel general, mediante la practica de deportes, actividades al aire libre, técnicas de expresión corporal o clases dirigidas.

jmcl_jz_jp

John McLaughlin, Joe Zawinul y Jaco Pastorius

Aquí podemos recomendar como alternativa al trabajo de refuerzo muscular de gimnasio los ejercicios calisténicos. Son aquellos en los que el interés principal está en el movimiento de diversos grupos musculares, más que en realizar movimientos muy controlados que involucren a escasos grupos musculares, como sería en una rutina normal de musculación. Se trabaja con el propio peso como resistencia, por lo que es muy sencillo ponerse en marcha.

FISIOTERAPIA Y CUIDADOS BÁSICOS PARA MÚSICOS (III)

EL GESTO MUSICAL

Es el conjunto de movimientos y posturas que realiza un músico durante su interpretación o el ensayo de una pieza musical. Se circunscribe a las posiciones articulares realizadas gracias al sistema músculo-esquelético. Pero se amplia a toda su relación con el entorno (leer la partitura, comunicación con compañeros o director o atenciones auditivas para captar entradas).

hilary_hahn

Qué interviene en un gesto musical:

 Sistema Nervioso central.

Músculo-tendinoso.

Osteo-articular.

Auditivo.

Visual.

Todo en función de la expresividad artística.

Dependiendo del instrumento utilizado, unos grupos musculares se solicitan más que otros, aunque hay algunos específicos cuya demanda esta presente en la mayoría de gestos musicales.

Es el caso de la musculatura propia de la mano, el cuello o el hombro.

La labor del fisioterapeuta se continuaría con el análisis de la postura junto con el instrumento, para determinar si es este el responsable de la alteración postural. Asímismo, de la correcta sujeción, apoyo y empleo del instrumento para determinar posible sobreuso muscular.

 

CÓMO SE  LESIONA UN MÚSICO.

grohl-1024x698

El sistema nervioso no entiende de músculos. En el cerebro no hay áreas para cada musculo, más bien se organiza en movimientos. La magia del cuerpo es que siempre proporciona más de una solución a cualquier propuesta de movimiento. Siempre hay una forma óptima de hacer cualquier movimiento, la más económica, equilibrada, cómoda y eficaz. También otras varias que pueden ser efectivas, dependiendo del grado de desarrollo que tenga ese individuo y hay otras formas que serán costosas o negativas para el sujeto y que tenemos que evitar.

El cuerpo humano está diseñado para absorber una gran cantidad de “agresiones” tanto externas como internas. Hábitos sedentarios, la mala alimentación, las posturas incorrectas o los movimientos repetitivos, incluso la contaminación ambiental pueden ser asumidos por el cuerpo si en general el estado de salud física, mental y emocional es bueno. A medida que pasa el tiempo esas capacidades disminuyen y es fácil que poco a poco el organismo se vaya deteriorando si no se cuida en esos tres aspectos de forma que en ocasiones de sobrecarga puntual o mantenida, se provoquen lesiones.

 Así, tenemos que una postura no demasiado saludable, unida al esfuerzo de sujeción o apoyo del instrumento sumados a la sobrecarga de movimientos muy repetitivos sobre cadenas musculares concretas es lo que ocasionan en la mayoría de los casos las lesiones de los músicos.

Estas lesiones pueden variar desde molestias inespecíficas en la espalda, hasta inflamaciones de tendones (las famosas tendinitis, síndromes de atrapamiento, periostitis..) pasando por otras alteraciones aparentemente alejadas como dolores de cabeza, mareos o incluso problemas digestivos.

Gillespie

Esas lesiones requieren primero de un trabajo corrector de la postura añadido al tratamiento sobre el tejido concreto.

Otro grupo de alteraciones importante es la distonía focal, que consiste en espasmos musculares involuntarios y una incapacidad de realizar el gesto musical tras un periodo intenso de práctica y prolongado en el tiempo. En esas situaciones se sobrepasa la carga de trabajo que puede realizar el sistema neuro-muscular, dando lugar a un colapso. El procedimiento entonces es de reeducación sensitivo-motriz; volviendo a enseñar al paciente el patrón de movimiento efectivo mediante ejercicios que involucran  la toma de conciencia corporal.

Siempre hay una manera correcta de acercarse a un instrumento. Desgraciadamente, ese acercamiento no es simétrico; es la persona la que tiene que adaptarse a la morfología del instrumento, aunque haya ayudas ergonómicas que faciliten eso. Hay que pensar que en algunos casos el diseño y la construcción de los instrumentos se remonta a cientos de años. Poco a poco van saliendo ayudas ergonómicas que facilitan la labor sin perjudicar el gesto musical     (bancos específicos como la Silla de Bustamante, o sistemas de sujeción para instrumentos de viento). Pero ser conscientes de cómo se relaciona uno con su instrumento siempre contribuirá a mejorar tanto la salud general como el propio sonido.

 

FISIOTERAPIA Y CUIDADOS BÁSICOS PARA MÚSICOS (II)

DE QUÉ ESTÁ HECHO UN MÚSICO

El cuerpo humano es una asombrosa máquina muy compleja en el que confluyen diferentes sistemas que, interrelacionados aseguran las funciones vitales y su relación efectiva con el entorno. Así, tenemos un sistema músculo-esquéletico, un sistema nervioso, digestivo, circulatorio etc etc.

Aunque todos son importantes y todos inciden en todos (un problema digestivo puede afectar a la postura fácilmente, por ejemplo) nos centraremos en el sistema músculo-esquelético, el responsable principal de nuestra postura.

Este sistema lo componen:

Huesos.

Estos gracias a sus características de ligereza y resistencia, facilitan la estática y la locomoción. Es la estructura básica sobre la que se asienta el resto. Forman articulaciones que dan lugar a que se produzcan los movimientos.

Músculos.

Proporciona la posibilidad de movimiento mediante su capacidad de contraerse y estirarse y coordinarse entre ellos formando cadenas cinéticas. Hay músculos que se encargan de mantener la postura. Estos forman cadenas y tienen una capacidad de contracción mas larga aunque generan menos fuerza. (se cansan menos). Tienden al acortamiento y la tensión. Hay otros músculos que están mas encargados del movimiento activo y de la relación con el medio, el musical, por ejemplo. Estos tienen muy poca capacidad de mantener una contracción durante el tiempo y tienden a la atrofia. Son fisiologías diferentes que necesitan un trabajo diferente.

Pero la musculatura no es responsable de la postura, ya que su contracción consume demasiada energía y sería demasiado costoso. Para eso está otra estructura.

El tejido conjuntivo.

Los tendones, las láminas, capsulas y la fascia en general con todas sus especializaciones. Este es un tejido que se relaciona con prácticamente todos los sistemas antes mencionado, que coordina, une, fija, protege y facilitan todos los procesos de la máquina humana hasta el punto que a día de hoy se siguen descubriendo nuevas funciones. La fascia recubre el musculo, se fija a los huesos, envuelve los órganos y en general da forma al organismo, absorbiendo cargas y relacionándose con los sentidos.

Para simplificar un poco, podríamos decir que el sistema óseo da sustento, el muscular proporciona el movimiento (como el gesto musical) y la fascia asegura esas funciones, las coordina y transmite las informaciones que hacen posible la postura estática y la dinámica.

Michel-Petrucciani-3

El excepcional pianista Michel Petrucciani, aquejado de osteogénesis imperfecta  o”enfermedad de los huesos de cristal”.

 

POSTURA ESTÁTICA Y DINÁMICA

La postura es la forma en la que se relacionan los distintos componentes del cuerpo. La postura estática no existe porque estamos sometidos a una fuerza externa a nosotros: la gravedad. La gravedad nos empuja hacia abajo, así que podemos definir la postura dinámica como la búsqueda el equilibrio entre la gravedad y la respuesta muscular que damos como resultado. Eso ocasiona un balanceo alrededor del centro de gravedad que se autorregula según la información sensitiva, la acción muscular eficiente, las articulaciones y el sistema nervioso central que coordina todo.

Imaginad cómo es el milagro de estar de pie para una persona (o un músico). No estamos sujetos a nada (no hay cables que nos muevan como a una marioneta). Además tenemos esa fuerza que nos empuja directamente hacia el centro de la tierra. Empezando desde el pie, disponemos de una serie de estructuras que se van armando de abajo hacia arriba formando poleas, bandas de tensión, tracción y soporte que se van fijando al esqueleto para mantener la postura erguida, que por otra parte ha costado muchos miles de años de conseguir. Todos esos sistemas mecánicos además tienen que ser sensibles, tienen que recoger información tanto de nuestro propio cuerpo como del exterior para adaptarse y mantener esas posiciones. Ese sería el sistema propioceptivo del cuerpo, formado por multitud de sensores ubicados en el sistema musculo-esquelético que informan de nuestra posición relativa y situación en el espacio. De su correcto funcionamiento depende que seamos más o menos hábiles. Por supuesto, es algo que se puede entrenar.

Para que una postura sea saludable debe cumplir una serie de requisitos:

Equilibrio: Nunca puede ser perfecto, siempre relativo. Debe ser activo, dinámico y rítmico. Por ejemplo, la vista debe permanecer orientada horizontalmente.

Economia: Las funciones básicas deben consumir poca energía. Eso es primordial para poder relacionarse con el entorno y expresarse.

Comodidad: Debe estar libre de dolor. De esa manera se generan las compensaciones, en las que se modifican las estructuras físicas, viscerales o incluso psicológicas para evitar el dolor.

Eficacia: Solo cuando hay un comportamiento armónico de los segmentos corporales con respecto a sus ejes y con una mínima tensión del sistema muscular y nervioso se puede hablar de una postura saludable.

lester-young-01

La postura de Lester Young.

EXPLORACIÓN DE LA POSTURA

El fisioterapeuta explora en estático para ver desequilibrios corporales a nivel global y general. Hay unas directrices mas o menos establecidas en forma de líneas de referencia. Se trazan por encima del cuerpo para ver las simetrías, que es a lo que hay que tender.

Línea de los ojos, de los hombros y de las caderas a nivel horizontal.

Línea de la gravedad y de las curvaturas de la columna a nivel vertical. Hay muchas más, esas son las básicas. Se exploran tanto de pie como sentado.

 

FISIOTERAPIA Y CUIDADOS BASICOS PARA MUSICOS

jack-johnson-wallpaper_152339-1440x900-1

 

En esta serie de entradas vamos a explicar brevemente qué es la fisioterapia, para qué sirve y en qué aspectos podemos ayudar en el ámbito musical. Hablaremos sobre postura y mostraremos algunos ejercicios que espero que sirvan para que conozcáis mejor vuestro cuerpo.

La fisioterapia es la disciplina sanitaria que se ocupa del movimiento, de la prevención y recuperación de lesiones del aparato locomotor. Hay muchas especialidades en fisioterapia; está la rama neurológica, traumatológica, deportiva… y muchos abordajes; está la fisioterapia basada en ejercicios, la que utiliza aparatos como la electroterapia, y está la terapia manual, que es principalmente mi especialidad, aunque también tengo experiencia en el campo del ejercicio terapéutico.

La música tiene la capacidad de conmovernos, inspirarnos, energizarnos o relajarnos   entre otras muchas cosas. Tiene un gran poder  para comunicar aspectos de la naturaleza humana que pueden ser a la vez muy simples y muy complejos. Es una actividad muy exigente que requiere de lo mejor que el ser humano puede ofrecer. Aunque la mayoría de los músicos está bien preparados para entender e interpretar su repertorio, a menudo la preparación física se limita al contacto con su instrumento, dedicándole muchísimas horas al perfeccionamiento de la técnica.

Por otro lado, el colectivo musical cuenta con una sensibilidad especial que hace muy satisfactorio el trabajo con ellos, y permite un abordaje muy completo y sofisticado de sus dolencias y lesiones.

Tenemos un plano físico, uno mental y uno espiritual. Todos  ellos tienen que estar en buenas condiciones para que se realice el gesto artístico ( o por lo menos, dos de esos tres en algunos casos). Y es mas: somos personas que nos  expresamos a través de ese gesto artístico, que necesita de un aprendizaje largo, difícil, tedioso y repetitivo (dependiendo de las cualidades innatas de cada uno y de la suerte de dar con buenos profesores o un buen método).

Prácticamente, se compararía a un deportista en el que su marca, meta o victoria es la expresión libre, sin compromisos ni ataduras, de su arte. Necesita de un entrenamiento muy duro, una gran disciplina y una resistencia al stress al igual que cualquier deportista de elite. Y esos sobreesfuerzos a menudo se pagan con lesiones si no estamos bien preparados.

Y como hemos dicho antes, mucho más fácil va a ser ese logro si estamos bien afinados desde el punto de vista físico; ( sin dolores, rigideces, con buena alimentación, descansado, mental (sin stress, miedos, ansiedad..) y espiritual (conectado a tu misión en la vida, en paz, feliz, con las motivaciones correctas…)

Los fisios, al igual que llevamos años con el resto de la población, somos los responsables de asegurar esa salud física en los músicos.

De esta manera, el trabajo del fisioterapeuta musical debe consistir en:

  • 1 Analizar la postura del músico, con y sin instrumento. Trabajo preventivo.
  • 2 Proporcionar tratamiento corrector/liberador de movimientos y posturas. Recuperar lesiones.
  • 3 Desarrollar ejercicios que aseguran el buen funcionamiento de la máquina humana sola o en conjunción con el instrumento.
  • 4 Liberar la expresión artística. Ayudar a sonar bien.

8165802641_bc08bb0d2c_b

Así, en estos posts vamos a hacer un repaso a esos campos de actuación de manera breve y propondremos ejercicios y actuaciones practicas para las alteraciones mas comunes.

Contacto

¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies